Septicemia NeonatalLa septicemia se define como la presencia de bacterias y sus productos tóxicos en la sangre. La septicemia neonatal es una de las principales causas tanto de morbilidad como de mortalidad; las tasas de supervivencia son del 75 al 95% con cuidado médico adecuado, pero el pronóstico deportivo puede verse muy afectado por la presentación de artritis sépticas y osteomielitis. Los factores de riesgo para la presentación de septicemia son dependientes de la madre, del potro y del medio ambiente. El factor predisponente más importante es la falla en la transferencia de inmunoglobulinas maternas, especialmente IgG calostral. 

Algunos factores ambientales como el lugar de parto desaseado, poco ventilado o con altas densidades animales contribuyen a la contaminación temprana del potro. Las vías de entrada del agente infeccioso son intrauterina, gastrointestinal, umbilical y respiratoria, lo cual genera un cuadro de bacteriemia o presencia del agente infeccioso y desencadena un síndrome de respuesta inflamatoria sistémica o (SIRS); posteriormente entra a un síndrome de falla multiorgánica que lo lleva a la muerte. También se puede presentar un escenario en el que el potro produce un control de la respuesta inflamatoria y de la bacteremia, lo que genera localizaciones de la infección en diferentes órganos como el tracto gastrointestinal, el respiratorio, el sistema nervioso, las articulaciones y el ombligo.

Los signos clínicos pueden ser inespecíficos, como la depresión, la pérdida del reflejo de succión, el decúbito, pueden estar febriles o no, las membranas mucosas congestionadas e inyectadas y los diferentes grados de deshidratación y compromiso cardiovascular. Asimismo pueden presentar signos en diferentes sistemas u órganos en casos de localización del proceso infeccioso, como diarrea, taquipnea y estertores pulmonares, sintomatología neurológica en caso de meningitis, cojeras con efusión articular en el caso de presentarse artritis sépticas y osteomielitis; también se presentan onfalitis, masas umbilicales y huraco persistente.

Los agentes etiológicos varían según los hospitales y zonas geográficas y a través del tiempo, relacionados principalmente a la resistencia antibiótica; los más comúnmente aislados son: E. coli, Klebsiella pneumoniae, enterococos, Actinobacillus spp., estafilococos y estreptococos. El diagnóstico definitivo se hace por la sintomatología, el hemocultivo, el aislamiento en cualquiera de los sitios de localización o los hallazgos de laboratorio. Se ha utilizado un sistema de puntos (sepsis score) basado en signos clínicos y hallazgos paraclínicos. En los estudios iniciales, este método mostró 93% de sensibilidad y 88% de especificidad para el diagnóstico de sepsis, pero en estudios más recientes ha mostrado un valor predictivo reducido y se ha cuestionado su utilización en las diferentes instancias.

Franco Ayala MS, Oliver Espinosa OJ.

Enfermedades de los potros neonatos y su epidemiologia: una revisión. Rev Med Vet.

Créditos: Medicina Veterinaria Práctica.

La septicemia se define como la presencia de bacterias y sus productos tóxicos en la sangre. La septicemia neonatal es una de las principales causas tanto de morbilidad como de mortalidad; las tasas de supervivencia son del 75 al 95% con cuidado médico adecuado, pero el pronóstico deportivo puede verse muy afectado por la presentación de artritis sépticas y osteomielitis. Los factores de riesgo para la presentación de septicemia son dependientes de la madre, del potro y del medio ambiente. El factor predisponente más importante es la falla en la transferencia de inmunoglobulinas maternas, especialmente IgG calostral.
Algunos factores ambientales como el lugar de parto desaseado, poco ventilado o con altas densidades animales contribuyen a la contaminación temprana del potro. Las vías de entrada del agente infeccioso son intrauterina, gastrointestinal, umbilical y respiratoria, lo cual genera un cuadro de bacteriemia o presencia del agente infeccioso y desencadena un síndrome de respuesta inflamatoria sistémica o (SIRS); posteriormente entra a un síndrome de falla multiorgánica que lo lleva a la muerte. También se puede presentar un escenario en el que el potro produce un control de la respuesta inflamatoria y de la bacteremia, lo que genera localizaciones de la infección en diferentes órganos como el tracto gastrointestinal, el respiratorio, el sistema nervioso, las articulaciones y el ombligo.
Los signos clínicos pueden ser inespecíficos, como la depresión, la pérdida del reflejo de succión, el decúbito, pueden estar febriles o no, las membranas mucosas congestionadas e inyectadas y los diferentes grados de deshidratación y compromiso cardiovascular. Asimismo pueden presentar signos en diferentes sistemas u órganos en casos de localización del proceso infeccioso, como diarrea, taquipnea y estertores pulmonares, sintomatología neurológica en caso de meningitis, cojeras con efusión articular en el caso de presentarse artritis sépticas y osteomielitis; también se presentan onfalitis, masas umbilicales y huraco persistente.
Los agentes etiológicos varían según los hospitales y zonas geográficas y a través del tiempo, relacionados principalmente a la resistencia antibiótica; los más comúnmente aislados son: E. coli, Klebsiella pneumoniae, enterococos, Actinobacillus spp., estafilococos y estreptococos. El diagnóstico definitivo se hace por la sintomatología, el hemocultivo, el aislamiento en cualquiera de los sitios de localización o los hallazgos de laboratorio. Se ha utilizado un sistema de puntos (sepsis score) basado en signos clínicos y hallazgos paraclínicos. En los estudios iniciales, este método mostró 93% de sensibilidad y 88% de especificidad para el diagnóstico de sepsis, pero en estudios más recientes ha mostrado un valor predictivo reducido y se ha cuestionado su utilización en las diferentes instancias.

Franco Ayala MS, Oliver Espinosa OJ.

Enfermedades de los potros neonatos y su epidemiologia:una revisión. Rev Med Vet.

Créditos:Medicina Veterinaria Práctica.

NOTAS DE INTERES

Septicemia Neonatal

La septicemia se define como la presencia de bacterias y sus productos tóxicos en la sangre. La septicemia neonatal es una de las principales causas tanto de morbilidad como de...

Leer más...

Síndrome de Mal Ajuste Neonatal

El síndrome de mal ajuste neonatal o encefalopatía hipóxico-isquémica, o síndrome del “potro tonto”, o asfixia neonatal, es una entidad no infecciosa presentada en potros menores de tres días de...

Leer más...